martes, 9 de abril de 2013

Dorothy Parker desembarca en Nórdica con uno de sus relatos más celebrados, ‘Una rubia imponente’, a través de una edición ilustrada por Elisa Arguilé


Una rubia imponente.
Dorothy Parker.
Ilustraciones de Elisa Arguilé.
Traducción de Jorge Cano.
Nórdica Libros.
Formato: rústica. 13 x 19 cm.
112 páginas.
PVP: 16,50 euros
Fecha de publicación: abril de 2013.
Comprar.

Aunque tendemos a pensar que su hábitat natural es la nieve o el hielo, hay que reconocer que la primavera le está sentando la mar de bien a Nórdica Libros. Así, tras celebrar el 250º aniversario del nacimiento de Jean Paul con la publicación de dos de sus mejores nouvelles (El viaje del rector Fälbel y sus alumnos de último curso al Fichtelberg y Vida del risueño maestrillo Maria Wutz en Auenthal)y de dar salida a su edición de otro de esos clásicos inmortales de las letras universales, como es El vagabundo de las estrellas de Jack London, ahora le llega el turno a otro nombre imprescindible de la literatura anglosajona del pasado siglo, el de Dorothy Parker (West End, 1893 - Nueva York, 1967), quien desembarca por primera vez en Nórdica.

El estreno de Parker en el catálogo de una editorial que ha pasado ya a convertirse en imprescindible para los lectores españoles se produce a través de uno de sus relatos más conocidos y emocionantes. Publicado en 1929 en Bookman Magazine Una rubia imponente, que le valió ese mismo año a la autora estadounidense el prestigioso premio O. Henry al mejor cuento del año, narra la ascensión y caída de Hazel Morse, una rubia que “se sentía muy orgullosa de sus pies diminutos y era capaz de soportar el sufrimiento por vanidad”. Tras aferrarse a algunos hombres, se adentra, de la mano del alcohol, en un mundo ficticio y autodestructivo buscando una escapatoria a la tristeza... 

Con ilustraciones de la zaragozana Elisa Arguilé, Premio Nacional de Ilustración en 2007 por su trabajo para el libro Mi familia, con texto de Daniel Nesquens, y que habría elegido aquí como técnica los rotuladores “porque se diluyen con alcohol, igual que los recuerdos de la señora Morse”, Una rubia imponente nos permite entrever de qué modo la ingeniosa Parker reflejaba con singular agudeza las relaciones afectivas y sociales de sus protagonistas desde un punto de vista inevitablemente problemático. Como dijo el célebre crítico estadounidense Edmund Wilson:
«Cuando compras un Dorothy Parker tienes de verdad un libro. No es Emily Brönte o Jane Austen, pero se ha tomado el trabajo de escribir bien y ha puesto una voz en lo que ha escrito, un estado mental, una era, unos pocos momentos de experiencia humana que nadie más ha transmitido».
Colaborada habitual de revistas como Vogue, donde entró a trabajar como asesora editorial o de Vanity Fair o The New Yorker, en las que ejerció la crítica literaria y teatral y autora a su vez de varios reportajes desde España durante la Guerra Civil, Parker también escribió para el cine (muy comprometida civilmente, su nombre llegó a estar en la lista negra de Hollywood por supuestas actividades “antiamericanas” durante el macartismo), así  como poemas, entre los cuales destacan los recogidos en el libro Los poemas perdidos, de próxima aparición en Nórdica.

De momento, como aperitivo nos quedamos con el siguiente booktrailer de una obra que sería seleccionada, entre otras piezas maestras del género, por Augusto Monterroso para su célebre Antología del cuento triste


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...